Higiene Facial


Cuidar la piel del rostro no solo consiste en la aplicación de buenos productos faciales en nuestro día a día, sino que consiste también en eliminar la suciedad de los poros mediante la higiene facial, hábito imprescindible que nos ayuda a mantener nuestra piel limpia e hidratada, puesto que la piel de la cara está expuesta diariamente a factores externos como el sol,el frío, los cambios climáticos y la polución .

La higiene facial consiste en eliminar el exceso de células muertas de la capa más superficial de la piel, mejorando su estructura y aspecto, fomentando además la reducción de los poros y la regeneración de las capas más superficiales de nuestra piel, ayudándonos a eliminar el exceso de sebo que obstruye la piel impidiendo su correcta oxigenación.

La frecuencia adecuada para realizarse una higiene facial dependerá en cada caso del tipo de piel y sus necesidades, pero sin duda podemos afirmar, tanto para hombres como para mujeres y para todas las edades que como mínimo se deberían hacer al menos 2 higienes faciales al año.